Alentejo,  Europa,  Giuseppe Satriani,  Portugal,  Viajes

Alentejo: belleza autentica!

Después de Italia y España, toca ahora visitar nuestro vecino peninsular: Portugal y lo hacemos en Primavera en la región del Alentejo: belleza autentica!

by Photosatriani

Alentejo: belleza autentica
Castelo de Monsaraz domina la llanura y el embalse de Albufeira
Castelo de Monsaraz

El Alentejo todavía se salva del turismo “mordi e fuggi”, “toccata e fuga”, “hazte un selfie y compártelo”. El Alentejo, es otra cosa, otro mundo, otra dimensión.

El resultado es que allí parece desvanecer la agresividad, la arrogancia, la apariencia, el ruido, los signos de corrupción urbanística.

El interior del Alentejo está plagado de castillos
Alentejo: belleza autentica

Por ejemplo, los pueblos llenos de historia y de una elegancia sobria y sencilla, están consiguiendo preservar su propia personalidad cotidiana y se integran perfectamente con el entorno natural.

Alentejo: belleza autentica
Mertola

Península de Setubal

Nuestro tour del Alentejo empezó en la bahía de Setubal, unos 50km a sur de Lisboa; formalmente la Peninsula de Setubal no es parte del Alentejo pero desde allí ya se respira el mismo aire, fuera de la turísticamente masificada Lisboa.

Pusimos el “campo base” en Portinho de Arrábida, unas pocas casas en un rincón escondido y coqueto de la bahía y en el medio del Parque Natural homónimo.

Desde allí visitamos Sesimbra, Azeitao, Palmela con sus molinos de viento, Cabo Espichel y algunas playas que nos hicieron entender que estábamos en un lugar privilegiado: Praia de Lagoa de Albufeira, Praia de y finalizamos el día en el Cais Palafitico da Carrasqueira (aquí sí que estamos ya en el Alentejo).

El Cais Palafitico de Carrasqueira es un lugar donde el silencio se oye
Alentejo: belleza autentica
Cais Palafitico de Carrasqueira

Este es un lugar encantado especialmente al atardecer, pero también al amanecer, porque se respira un aire de frontera.

El único problema es que para verlo en su máximo esplendor hay que encontrar la justa combinación de: marea, atardecer, no niebla, no lluvia… yo me tuve que conformar con marea baja al atardecer y luchando con la niebla que avanzaba rápidamente desde el mar. 

Alentejo: belleza autentica

Alentejo: belleza autentica – Castelo de Monsaraz y el embalse del Albufeira

Nuestro segundo “campo base” fue Castelo de Monsaraz, un precioso pueblo blanco y medioeval del interior (al confino con España) que domina el embalse de Albufeira do Alqueva (el más grande de la Europa occidental), sobre el Guadiana.

Castelo de Monsaraz se llena de turistas de día, pero por la noche se quedan solo los huéspedes que pueden disfrutar de la elegancia de sus edificios, del silencio sobrecogedor con vista a la llanura y al embalse, de la cocina generosa y genuina de sus restaurantes.

Castelo de Monsaraz, un precioso pueblo blanco que domina el embalse del Albufeira
Alentejo: belleza autentica
Castelo de Monsaraz

Desde Monsarraz visitamos el sorprendente Estremoz, Evoramonte, Arraiolos con su espléndido castillo y la imperdible Iglesia de la Misericordia cuyas paredes están recubiertas totalmente con azulejos azules y blancos.

Además visitamos Vila Viçosa, un pueblo hecho con el mármol y que encuentra su inesperada joya en el Palacio Ducal. Más al norte, visitamos los encantos de Castelo de Vide y de Marvão con sus casas blancas agrupadas a los pies del castillo.

Alentejo: belleza autentica

Después de tanto interior y antes de volver a la costa, pernoctamos una noche en Mértola con sus origines árabes y sus reflejos en el rio Guadiana. En el camino, visitamos Moura y Beja.

Alentejo: belleza autentica
Mertola a la orilla del río Guadiana

El océano y la Costa Vicentina

Nuestro “campo base en la Costa Vicentina fue Vilanova de Milfuentes, un coqueto pueblecito que en verano nos han dicho se transforma en una ciudad llena de turistas.

Seguramente, en Vilanova se puede disfrutar de unas playas bonitas a los dos lados de la desembocadura del río Mira, en una de las cuales, relucen los restos de un barco naufragado que las olas se están comiendo lentamente, pero sin pausa.

Barco que se confió demasiado y que el Atlantico ha puesto a su sitio
Alentejo: belleza autentica
Costa Vicentina en proximidad de Vilanova de Milfuetes

La costa Vicentina es una sinfonía de playas sobrecogedoras y salvajes, en las que la presencia imperiosa del Atlántico se escucha y se percibe en la piel.

Por supuesto que es él que marca los ritmos también a las personas: mareas, viento, niebla, olas, son todos medios que él usa para avisarnos, embrujarnos, tentarnos, meternos miedo, hacernos sentir poderosos o pequeños.

Alentejo: belleza autentica

Alentejo: belleza autentica – Consideraciones finales

En conclusión, el Alentejo es una experiencia que ayuda a entrar en armonía con el mundo y con las personas, que permite dar valor a lo esencial y a la belleza de las cosas sencillas.

Por otro lado, el Alentejo embruja con los sabores de su cocina genuina y hecha de buenos productos de la tierra y del mar; además nos invita a un charlar pausado y hecho de muchos silencios y de la capacidad de escuchar, consecuentemente, entrena nuestros sentidos a la percepción de sonidos perdidos u olvidados que allí se mezclan en melodías de silencios rotos. Alentejo: ¡belleza autentica!

Arbol Solitario en un mar de oro y en un cielo epico
Alentejo: belleza autenitca

si queréis conocer más sobre mi actividad, podéis seguir mi blog o visitar mi galería de fotos

32 Comments

Nos encanta que nos hables:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: