Anuncios
Europa,  Portugal,  Viajes

Un precioso “CACHIÑO” de MADEIRA

Madeira tiene una tortuosa carretera que la rodea a lo largo de todo el litoral. Tortuosa, por las curvas no por que esté mal cuidada ni mucho menos.

Así que decidimos dividir la isla en varias partes y empezaremos por la zona Sur. Poco a poco iremos visitando los pueblos de la costa y os contaremos lo que nos gustó y lo que nos llamó más la atención.

Despertamos y salimos apurados al balcón repitiendo los pasos del día anterior pero en esta ocasión, el sol madrugó más que nosotros así que no podemos disfrutar de esos colores rojizos que nos regaló ayer. De todos modos, las vistas del océano, el horizonte mezclándose con el cielo, las esponjosas nubes que aquí nos acompañan todos los días… es espectacular.

cabo girao 3

bigstock--183959824Subimos al coche con idea de desayunar en el primer pueblo que encontremos nada más pasar Camara de Lobos y ahí vamos, camino de Ribeira Brava. Según tenemos entendido es una pequeñita ciudad por la que pasa un río con una corriente de agua desmesurada capaz de arrastrar todo lo que se le ponga delante. El río no es muy largo, no puede serlo, pues la isla… tampoco lo es pero nace en la cima de la montaña así que baja con fuerza desde los 330 metros de altura y en su pequeño camino hasta la desembocadura recoge el agua de nada más y nada menos que diez afluentes. Esto, en tan solo 8km!

Desde la carretera vemos el pueblo allí a lo bajo, encajonado entre las montañas. Seguimos acercándonos y la calle acaba justo en el paseo de la playa. Aparcamos y caminamos buscando un bar para el desayuno.

farol
Farol

Nos encontramos con el Forte de São Bento justo en el paseo, hoy en día convertido en información turística pero antiguamente un pequeño fuerte de defensa. Damos unos pasos más y levantando la vista vemos el Farol da Ribeira Brava, un pequeñísimo faro colgado del acantilado. La plaza del pueblo esta empedrada con esas piedrecitas redondas tan típicas aquí en las calles y nos llevan a Igreja de Sao Bento famosa por sus preciosos azulejos de colores azules y blancos.

Igreja Matriz de Sao Bento Ribeira Brava
Igreja Matriz de Sao Bento Ribeira Brava

Paramos aquí a tomar un buen desayuno mientras tocan las campanas y la gente va entrando a misa.

La verdad es que este lugar nos está sorprendiendo, a medida que lo paseas vas descubriendo sus muchos encantos, su río, sus pequeños jardines llenos de árboles y flores tropicales, su gente, su tranquilidad… te enamora.

Volvemos al coche y continuamos con el camino. La siguiente parada es: Ponta do Sol, llamado así por ser el lugar de la isla que más días de sol tiene. Vamos mirando a los lados y vemos que abundan las plantaciones tanto de vid como de caña de azúcar.

En esta zona hay tres playas que puedes visitar, las tres muy tranquilas aunque ninguna de arena y a los que les guste el buceo nos contaron que hay un barco hundido cerca del pueblo

Ponta Do Sol
Ponta do Sol

Date un paseo por la zona que tiene muchas cosas que ver. Y lugares para hacer fotos tan preciosas como este este viejo puente construido sobre rocas. ¿Bonito e?

Ponta Do Sol puente
Ponta do Sol puente

Bueno, algo que hay que saber y no estamos contando es que por todos estos lugares que estamos pasando hay un montón de LEVADAS, aquí en Ponta do Sol hay dos muy conocidas. Las levadas son una especie de acueductos que llevan el agua desde el norte más lluvioso al sur para repartirla por toda la isla y poder regar los cultivos. Hoy en día, cada una de estas, marca una ruta que se hace a pie. Desde luego, has de hacer una de estas excursiones. Si vienes a Madeira, no te la puedes perder, disfrutarás mucho de la experiencia. Nosotros le tenemos un par de días guardados así que hablaremos sobre esto más adelante.

Es hora de seguir, subimos al coche y continuamos nuestro trayecto por estas carreteras de caracol. Carreteras que van trepando poco a poco los acantilados en cada curva y en ocasiones atravesándolos de un lado al otro por su interior.

A parte de las maravillosas vistas al océano que te van regalando, te encuentras cosas como esta:

Cascada dos anjos
Cascada dos Anjos

Una cascada que cae directamente en la carretera y de otro salto baja hasta llegar al mar. Simplemente, espectacular y de paso, te lavas el coche! jajaja

Esta de la foto es Madalena do Mar, vista desde la tortuosa carretera con su larga playa.

Breathtaking View From The Cliff On Madalena Do Mar , Madeira, P

La siguiente parada que hacemos será en la Calheta, un pequeño pueblo conocido sobre todo por tener la única playa de arena blanca de la isla, un puerto deportivo y lugar donde están las destilerías más famosas de Madeira encargadas de hacer “augardente” para las “ponchas”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tenemos que aclarar que esta playa de forma ovalada es artificial con arena traída de otros lugares y en días buenos está abarrotadísima de gente.

Ponta Do Pargo
Ponta do Pargo

El camino se hace rápido pero os hará falta tiempo para ir viendo todo y parando por estos preciosos pueblos costeros.

¿Que impresión nos llevamos de esta parte de Madeira? Pues que Madeira es una isla de acantilados abruptos que caen al mar, creando un fuerte impenetrable que la protege de las grandes olas del océano Atlántico. Es un isla llena de colores, de marrones , de verdes, de azules y blancos. Es una isla para pasear, para recorrer, para parar en cada viejo pueblo custodiado siempre por las montañas y bañado por el mar. Un lugar donde la naturaleza es la protagonista, donde una flor sale en cada esquina, donde las cunetas parecen jardines. Un lugar mágico.

 

Anuncios

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: