Anuncios
Costa Rica,  Manuel Antonio,  Viajes

AMOR SALVAJE

Ultimo día y día relax. Hoy no madrugamos tanto. Abrimos los ojos por que nos molesta la claridad, aquí no existen las persianas y vemos a través de las cortinas el cielo lleno de nubes. Nos acurrucamos e intentamos recordar cada una de las aventuras que vivimos, todo lo que vimos y sentimos en este viaje pretendiendo grabar en la retina cada detalle.

Sentimientos encontrados… por un lado felices sabiendo que hemos aprovechado el tiempo al máximo y de haber visto todo lo que teníamos pensado, incluso más y a la vez un sentimiento de pena, todo esto nos gustó tanto y pensar que se acaba…

hands

Nos hacemos lo remolones, nos abrazamos y nos enredamos en las sabanas un poco más antes de coger el “ascensor-funicular” que nos lleva al mundo real.

buffet

Es hora de coger fuerzas. Con un par de platos cada uno hacemos una pasada al bufete. Buenísimo todo! De primero un gallo pinto, que es una mezcla de arroz y frijoles (hay frijoles en todos lados), un poco de plátano frito (Suso lo odia), esta dulcísimo, unos huevos fritos, una salchicha envuelta en panceta y algo de fruta que aquí está muy buena. Y aun faltan el zumo y el café, que es imperdonable.

Después de semejante desayuno salimos a los jardines en busca una hamaca donde hacer la digestión. Un poco de reposo, no viene mal. Todavía no llueve pero tiene pinta de empezar de un momento a otro. Aquí acostados, rodeados de flores torpicales… con la tripa llena… estamos de lujo.

Pasa un chico del hotel y le preguntamos por la excursión para ver las ballenas, ojalá tengamos suerte y podamos ver alguna, tiene que ser una pasada. Pero nos contesta:

black and white dolphin on body of water during daytime

Esperamos fuertes lluvias para hoy, están canceladas las salidas en barco durante todo el día. ¡Mala suerte amigos!

Bueno, que decepción. Queda para otra. Lo apuntamos en tareas pendientes.

parador

Pues nada, un bañito en la piscina antes de que llueva. Al poco rato de estar en el agua y pedir unos ricos zumos parece que el sol intenta hacerse un hueco entre las nubes

air atmosphere blue blue sky

y poco a poco lo consigue. Perfecto! Por cierto, no se si os habéis fijado pero tienen un cocodrilo en la piscina

La alternativa que tenemos pensada para hoy es salir en busca de la playa escondida. Nos dijeron que aquí al lado hay un bonito sitio pero de difícil acceso, no se puede ir en coche, hay que entrar por lo que parece una finca y bajar toda la montaña por un sendero que discurre entre la maleza y al final, te encuentras con una bonita playa. Nos ponemos en marcha! Cogemos unos bocatas, llenamos las cantimploras de agua y alli nos dirigimos a pasar el día.

Al salir del hotel el sol luce con todas sus fuerzas, hace incluso más calor que ayer, que ya es dificil. Empezamos a caminar y el sudor resbala por nuestra cara. ¿De verdad se puede vivir así?

photography of gray and black monkey

La entrada no debería estar muy lejos, seguimos la carretera, pasamos la curva, dejamos el hotel atrás… Familias de monos van paseando por los cables de la luz como si nada, nos miran y siguen su camino.Es la hora del desayuno en el hotel y seguro que van al bufete. Igual suena a coña pero lo decimos en serio. Estos animales son muy listos y saben a donde tienen que ir y a que hora para encontrar los restos que tiran los hoteles o cuando la gente baja a comer a la playa para intentar robarles.

A duras penas encontramos el sendero que nos conduce a este lugar secreto, todo está cubierto de verde. Lo que hace bella y especial a esta playa es que es un rincón desconocido donde prácticamente nadie va. Gran parte de la empinada bajada está cubierta por piedras resbaladizas y otra parte es un camino de tierra. A medida que andas ves lagartijas, alguna serpiente que se esconde y escuchamos monos. Aquí abundan los ardilla y los aulladores.

Cuando llegas al final del sendero los árboles y plantas dejan sitio y aparece en medio un pequeño riachuelo y la preciosa playa. Que bonito verlo así. Hay patos bañándose en el río. Atadas a un árbol hay dos viejas piraguas, suponemos que para alquilar pero no hay nadie que las vigile. Primero inspeccionaremos un poco el sitio y luego… a tomar el solete!

Después de un buen rato en la toalla y un par de baños vemos que hay alguien donde están las piraguas así que vamos a preguntar si nos alquila una para pasar la tarde. Bueno, si es el dueño o no… lo sabe el. Nos dijo que cogiesemos una y por muy poco dinero. Así que vamos allá! El agua sigue turbia, como ayer pero las vistas desde el medio del mar hacia tierra tienen que ser preciosas.

Nos encanta hacer esto, aquí en medio del mar se respira paz y tranquilidad. Te sientes minúsculo. Remando poco a poco, vamos cruzando de una punta a la otra y de la otra a la siguiente, nos percatamos de que todo lo que nos rodea es selva, a todos lados hay montañas cubiertas de diferentes verdes y llegan prácticamente hasta el agua, una pequeña franja de rocas los separa. Paramos en varias playas a descansar un poco y a pegarnos un chapuzón.

12352_polarr[1]

Algunas de piedras y otras con muy poca arena pero donde nadie puede llegar ya que están protegidas de un lado por la frondosidad de la selva y por la montaña y por otro el océano. Es una pena no haber traído unas aletas y unas gafas para intentar ver algo debajo del agua. Según dicen, en estas aguas hay mucha vida. El parque de Manuel Antonio no es muy grande en lo que respecta a la parte terrestre pero en la marina tiene 55000 ha de zona protegida que son nada más y nada menos 550 km cuadrados y eso es una barbaridad: morenas, manta rayas… ballenas y delfines… pez ángel…

Estamos cansadísimos, de hecho ya no somos capaces ni de dar una palada más y aun nos queda un buen rato para llegar de nuevo a la playa y luego… la caminata, que esta vez va a ser cuesta arriba. Nos turnamos primero rema uno mientras descansa el otro y al revés. Tenemos que apurar porque está a punto de llegar el diluvio, el de las 16 el de todos los días. No tenemos ni hora porque dejamos todo en la toalla, así que más vale que hoy se retrase un poco porque como nos pille aquí en medio… a pique que nos vamos! Siempre nos pasan estas cosas cuando estamos juntos y disfrutando de lo que nos gusta. Nos olvidamos de todo, la hora, la lluvia, el teléfono… nos quedamos absortos mirando plantas y animales, embobados con los olores o simplemente dejamos pasar el tiempo agarrados de la mano y luego… pasa lo que pasa!

¡Lo conseguimos! Bueno, claro está, si no, no estaríamos escribiendo esto.

sunset amor

Aun nos da tiempo de sentarnos un rato en la playa y admirar por última vez todo esto. Nos acercamos, nos damos la mano y miramos al horizonte, algún día volveremos aquí… ¡Esto es PURA VIDA! y la verdad… ¿La encontraremos en algún otro lugar? No lo sabemos, seguramente en muchos otros sitios pero lo cierto es que este país dejó algo en nuestros corazones. La gente, siempre sonriente, siempre feliz… todos los animales que se acercaron a vernos… los espectaculares árboles, las plantas y las preciosas flores… En este país conectas con lo que te rodea y hace que te quieras más, te contagia su felicidad.

Anuncios

Somos dos chicos que se conocieron hace 15 años y nunca más se separaron. Los dos descubrimos muchas cosas en común, como la pasión por conocer sitios nuevos, la naturaleza, los animales... la aventura... Siguenos, estaremos encantados de contartelo.

12 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: