Anuncios
Costa Rica,  Manuel Antonio,  Viajes

En COCHE al PARAISO

Muy buenas bloguefamilia! ¿Preparados para seguir con el viaje por Costa Rica?

Después de la romántica cena de ayer, el paseo bajo la luz de la luna por los jardines y un montón de horas en una cama en la suit nupcial del  Hotel El Establo Mountain, ya descansados y muy enamorados, subimos al coche con ganas de conocer lugares. Hoy toca ir hasta Manuel Antonio. Según tengo entendido un parque precioso donde es muy fácil avistar animales y hay unas playas de ensueño en medio de la naturaleza.

El trayecto será aproximadamente de 5 horas. Pero hay un montón de cosas de camino y  no nos las queremos perder, así que iremos haciendo paradas.

La primera y que hay que destacar es que la carretera por la que vamos forma parte de la Ruta Panamericana. Que mide nada más y nada menos que 48000 kilómetros y atraviesa toda América desde el frío Ártico en Alasca al norte de todo, hasta la Patagonia en Argentina en la puntita del sur. Toda una gran obra de ingeniería que atraviesa 14 paises a su paso. ¿Os imaginais un road trip a lo largo de esta carretera, atravesando montañas, selvas, desde autopistas a viejas carreteras llenas de peligros? Es considerada la ruta en coche más grande del mundo y no es de extrañar

puntarenas

La primera parada, Puntarenas, aunque no lo teníamos en mente, el nombre… nos inspiró. Tiene una larga playa de aproximadamente 12 km de arenas tostadas (como la gran mayoría que vimos hasta el momento). La ciudad de Puntearenas es la más grande de este lado de Costa Rica, la que está bañada por el océano Pacifico. Tiene un gran puerto pesquero (donde también atracan grandes cruceros) que da trabajo a gran parte de la ciudad  y alimenta de pesca y buen marisco a todos los ticos. La idea era parar a tomar un café el Paseo de los Turistas y así lo hicimos. Luego, continuamos nuestro camino.

Seguimos bordeando toda la costa pacifica de Costa Rica, deleitándonos con las vistas. Pasamos diferentes pueblos, grandísimas plantaciones de palma y plátanos que parecen no acabarse, alguna granja de ganado… y playas desiertas a cada rato.

Hasta llegar a nuestra segunda parada importante: el famoso RIO TARCOLES. Esta parada no deja de entrañar algún riesgo. Estás en plena carretera, a un lado te pasan los coches y camiones americanos a toda velocidad sin muchos miramientos y al otro lado la caída a un río sin prácticamente protección alguna. Dejamos el coche justo al pasar el puente donde hay unas tiendas de comida y recuerdos, volvemos sobre nuestros pasos y empezamos a cruzarlo de nuevo despreocupados por los peligros.

Guuuuuauuu! menuda pasada! Aquí debajo vive la mayor concentración de cocodrilos de América. Uno, dos, tres, cuatro… madre mía! no se decir cuantos se ven pero muchísimos. Mientras miramos los coches que pasan a nuestro lado, nos despeinan una y otra vez.

Paramos a tomar algo en uno de los puestos y un tico nos contó que hace poco dos viejos del pueblo de al lado estaban en el bar de borrachera, gastando el finiquito ya que los habían echado del trabajo. De camino a casa pasaron por el puente y a uno de ellos se le cayó el teléfono cuando iba a llamar a su mujer. Ni cortos ni perezosos los dos bajaron a por él a la orilla del río. No se encontró de ellos ni un pelo. ¡Y no me extraña!

tarcoles2

Dicen que este es un sitio de esos donde la gente que se cansa de todo viene a darse un chapuzón. Doble tirabuzón y directo al agua.

También nos explicaron que aquí hay muchos ríos que pasan pegados a los pueblos y en tiempo de crecida los cocodrilos se dejan ver por las inmediaciones. Estos son  los que capturan y los echan en el río Tarcoles y por eso hay tantos aquí.

Si eres atrevido y tienes ganas de adrenalina, hay una excursión que te lleva por el río en barca. ¡Cuidado con meter los dedos en el agua! Ojo, a pesar de que está prohibido hay gente que baja a alimentarlos y hace una especie de espectáculo. Como sabréis esto está muuuuy mal aparte de ser peligroso. ¡INTENTAR INTERFERIR LO MENOS POSIBLE EN LA NATURALEZA POR FAVOR!

Mirar este enlace de un chico que se hizo famoso haciendo esto:

Tonto dando de comer a cocodirlos

Y después de estas vistas espectaculares y tomar un refrigerio… subimos al coche y seguimos nuestro camino. Vemos un montón de playas a a nuestra derecha y en alguna que otra vamos parando y nos hacemos una foto:

 

Playa Herradura. Protegida por las montañas y con palmeras pegaditas a la arena. Una playa muy tranquila desde la que se puede ver una isa con gran vegetación también llamada Herradura. Lo malo, en uno de sus lados tiene un gran puerto.

Playa Hermosa, con un fuerte oleaje y sede del Campeonato Internacional de Surf Quicksilver. Es una gran playa rodeada de exuberante naturaleza y llena de tranquilidad. Preciosa.

Y así una tras otra, una tras otra… hasta llegar a Quepos, una ciudad portuaria. Sin parar en ella pues no nos gustó mucho lo que vimos y además era ya tardísimo seguimos subiendo por una carretera a Manuel Antonio hasta encontrar nuestro hotel:

Parador Resort and SPA

hotel

Un hotel espectacular rodeado de acantilados con mucha vegetación y con unas vistas impresionantes.

Esta muy bien situado en una zona tranquila, al lado de una playa medio privada, prácticamente vacía ya que hay que llegar a pie bajando una montaña. Muy cerca también de otras tan famosas como: La Playita, considerada la playa gay de Centro America o la Playa Espadilla, al final de esta se encuentra la entrada al parque Nacional Manuel Antonio. Así que nos queda todo muy cerca para mañana disfrutar todo el día. Nos levantaremos tempranito ya que a primera hora, el parque abre a las 7, estaremos a las puertas esperando para entrar los primeros y ver esta joya de la naturaleza. Veremos, a parte de un hermoso parque natural lleno de vida, algunas de las mejores playas del mundo.

Vistas desde el hotel

DSC05125

Amigos en la entrada de la habitación:

DSC05132

Lo que queda de día… que ya es poco, creo que lo vamos a pasar en la piscina, tomando un Gin Tonic mientras esperamos la cena y nos relajamos un poco, que tanto coche… cansa mucho.

Estos dos últimos días en Costa Rica van a ser espectaculares. Nos esperan dos días de sol y descanso descubriendo playas paradisíacas en medio de la selva, un poco de kayak en estas aguas tibias, un poco de snorkel y mucho tiempo para querernos.

¿Os apuntais?

Anuncios

Somos dos chicos que se conocieron hace 15 años y nunca más se separaron. Los dos descubrimos muchas cosas en común, como la pasión por conocer sitios nuevos, la naturaleza, los animales... la aventura... Siguenos, estaremos encantados de contartelo.

3 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: